Destinos
Castelló d'Empúries

Destino: Castelló d'Empúries

Vista aérea de la basílica de Santa Maria. Autor. Santi Font

Vista aérea de la basílica de Santa Maria. Autor. Santi Font

El municipio de Castelló d’Empúries, situado en la planicie aluvial de la comarca del Alt Empordà y en pleno golfo de Roses, aparece mencionado por primera vez como villa Castilione en un documento del año 879.

Castelló d'Empúries tuvo su máximo esplendor durante la Edad Media. En el siglo XI se convirtió en capital del condado de Empúries, los condes establecieron allí su residencia y por tanto se convirtió en el centro judicial, administrativo, político y económico de toda la jurisdicción señorial. Llego a ser una de las ciudades más prósperas del noreste de Catalunya. La importancia de Castelló en época medieval queda reflejada en su estructura urbana: las estrechas calles y las plazas porticadas, así como un sinfín de edificios, como la monumental basílica de Santa María, más conocida como “la Catedral del Empordà”, el Pont Vell (s. XIII), la Casa Gran (s. XV), el edificio de la prisión y la Curia (s. XIV) hoy convertido en Museu d’Història Medieval y la Llotja o Casa del Consell (s. XIV), y mucho más modernos, los conventos, el lavadero público y el recientemente consolidado Ecomuseu-Farinera, testimonian un pasado esplendoroso y la convierten en uno de los municipios más bellos del Empordà.

Plaza de la Duana y la Llotja. Autor: Manel Puig

Plaza de la Duana y la Llotja. Autor: Manel Puig

A partir del siglo XII, la villa se expandió extramuros en dirección sur- suroeste, donde se levantaron los barrios del Puig de l’Eramala y posteriormente del Mercadal. Este último se desarrollo en torno a la plaza dels Homes, que se convirtió en el centro neurálgico de la villa. El nuevo barrio del Mercadal fue poblado mayoritariamente por mercaderes y artesanos. Todo el ámbito fue ceñido por una nueva muralla que relevó la antigua fortificación construida alrededor de la iglesia románica de Santa Maria, consagrada en 1064. De la nueva muralla se conservan la torre del Portal de la Gallarda en el sector oriental y la torre del convento de Sant Domènec en el sector occidental.

En 1401 el condado quedó supeditado jurisdiccionalmente a la Corona catalano-aragonesa. Después de la muerte de Pere II sin descendencia, el título de conde de Empúries lo asumió el rey Martí I el Humano, finalizando así el régimen de independencia que había tenido el condado desde el siglo X. A partir de este momento y a lo largo de la época moderna, el condado entró en plena crisis económica y demográfica. No obstante, en el siglo XVIII la desecación del antiguo lago, la adaptación de las nuevas tierras para la siembra, la introducción de nuevos cultivos y las desamortizaciones contribuyeron a potenciar la expansión de la agricultura, que se ha convertido en el sector económico predominante hasta la segunda mitad del siglo XX, coincidiendo con la llegada del turismo.

El Portal de la Gallarda. Autor: Manel Puig

El Portal de la Gallarda. Autor: Manel Puig

La judería de Castelló d’Empúries, después de la de Girona, fue la más importante de la diócesis. Su historia se conoce gracias a la riquísima documentación que se ha conservado, la cual constituye una fuente importante para el estudio de la comunidad.

El primitivo call se gestó a principios del siglo XIII en el barrio del Puig de l’Eramala, junto a la primera sinagoga, actual calle dels Jueus. En 1238 y gracias a la concesión de un privilegio otorgado por el conde de Empúries a la comunidad judía de Castelló y del condado, esta inició una etapa de prosperidad y de expansión que fue coyuntural al desarrollo económico y demográfico de la villa, y supuso la expansión de la judería hacia el barrio del Puig Mercadal. Esta reubicación conllevó a la construcción, en 1284, de una nueva sinagoga que se ubicó en la Calle de les Peixeteries velles. La comunidad también disponía de cementerio propio que cumplía con todos los preceptos del judaísmo.

La etapa más próspera del call corresponde a las últimas décadas del siglo XIII y al siglo XIV. Al amparo de los sucesivos privilegios concedidos por la casa condal, el colectivo consolidó las bases de la aljama que en esta época aparece sólidamente estructurada.

A lo largo del siglo XV la vida en la judería resultó cada vez más compleja, la grave situación económica de la aljama y las conversiones masivas redujeron considerablemente la comunidad. En 1442 intentaron reorganizarse, recuperando la antigua sinagoga del Puig de l’Eramala. A pesar del esfuerzo, la comunidad llegaría a su fin en 1492.

Vista aérea del Parque Nacional Aiguamolls de l’Empordà, al fondo la urbanización Empuriabrava. Autor: Santi Font

Vista aérea del Parque Nacional Aiguamolls de l’Empordà, al fondo la urbanización Empuriabrava. Autor: Santi Font

Actualmente, Castelló d’Empúries ofrece al visitante una variada gama de opciones para gozar de la historia, del patrimonio, de la naturaleza y también del ocio. En el término municipal se encuentra la marina residencial de Empuriabrava, uno de los enclaves turísticos más extensos y originales del Mediterráneo y el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà (PNAE).

 

Cerrar