El Festival de Cultura Contemporánea Judía Jewish Lorca celebró su VI edición durante los días 22 y 23 de junio. La bailarina israelita Shlomit Fundaminsky y el Trío Rozemblum, Guibril y Paniagua, fueron los platos fuertes del festival, que se celebró en el Castillo de Lorca y su entorno.

Los días 22 y 23 de junio tuvo lugar la sexta edición del Festival de Cultura Contemporánea Judía, JEWISH LORCA, que se celebró en diferentes localizaciones dentro del Castillo de Lorca, así como en otros centros de la ciudad como el Museo Arqueológico Municipal de Lorca y el Centro de Visitantes.

Comenzó el festival el sábado 22 con una recreación histórica de cómo era la vida en la judería de Lorca, representada por la Sociedad de estudios historiológicos y etnográficos. La finalidad de esta actividad (que contará con dos pases, a las 10.30 y a las 12.00) reside en presentar este patrimonio de manera dinámica, generando espacios para el entendimiento de los restos arqueológicos y la historia que los acompaña. La visita busca generar a través de personajes de ficción, relaciones entre los visitantes-espectadores y lo que se muestra de forma diferente a la acostumbrada. El objetivo de la recreación histórica es hacer de intermediario entre el usuario y el yacimiento arqueológico para crear el vínculo patrimonial, haciendo que el visitante participe de manera activa.

Al mediodía, el sábado y el domingo, a partir de las 14.00 horas, varios bares y restaurantes de la ciudad de Lorca colaboraron con JEWISH LORCA, incluyendo en su menú una propuesta de inspiración sefardí para degustar platos con influencias de la gastronomía de esta cultura. Los distintos establecimientos, entre los que se encontraban el restaurante del Parador y el de las Caballerizas del Castillo de Lorca, fueron anunciados previamente a través de las redes sociales (Facebook e Instagram).

Cortesía de Jewish Lorca

Cortesía de Jewish Lorca

A las 18.30 se retomó la actividad con la visita guiada a la judería y a la sinagoga del castillo de Lorca inaugurada en 2012 la cual fue seguida por una cata- degustación de vino kosher

A las 20.30 tuvo lugar la actuación en primicia de la bailarina israelita Shlomit Fundaminsky, que representó la pieza ‘La Divina’ en el espacio sinagogal del Castillo de Lorca. Esta pieza es una obra de teatro físico basada en la ópera de la cantante María Callas, La Divina. Fundaminsky basa su trabajo para este espectáculo en las transiciones de Callas entre el glamour, la gloria, la admiración y los momentos más bajos de soledad y desamor, que culminaron en el total aislamiento en su apartamento de París.

La bailarina siente la vida de Callas como una ópera en sí misma y a través de su interpretación surge un nuevo lenguaje de movimiento. El domingo 23 de junio, comenzó la jornada con actividades enfocadas a los más pequeños de la mano de la Sociedad de estudios historiológicos y etnográficos. A partir de las 12, y hasta las 14 horas, en el Centro de Visitantes de Lorca, niños de 6 a 14 años disfrutaron de dos talleres artesanales en los que se les explicó las formas de iluminación durante la edad media y se les habló de la importancia de las alcantarillas, la falta de higiene y los usos de las plantas aromáticas durante esa época. Para mayor comprensión en cada uno de los talleres aprenderán a elaborar velas y candiles y un palito de incienso de canela. 

A las 12.30 h. tuvo lugar en la sala de la judería del Museo Arqueológico Municipal de Lorca poesía en ladino musicalizada por el Proyecto Aventuriel donde se recitaron poemas de la obra “Saloniki, kamino de tormento”, de Margalit Matitiahu, que recoge sus impresiones y sentimientos tras un viaje por las antiguas comunidades sefardíes de Grecia donde habitaron sus antepasados y parientes hasta el Holocausto. El recitado de los poemas en judeoespañol alternó con una narración acerca de la destrucción de la gran comunidad judía sefardí de Salónica por los nazis durante la II Guerra Mundial. Las narraciones y los poemas fueron acompañados por música instrumental de la tradición sefardí, con guitarra y flauta. A las 18.30 se realizó otra visita guiada a la judería y a la sinagoga en el castillo de Lorca.

Para finalizar el festival JEWISH LORCA, a las 20.30, en el espacio sinagogal del Castillo de Lorca, tuvo lugar la actuación musical del Trio Rozemblum, Guibril y Paniagua, referentes de la música sefardí, Bajo el título Judíos Sefardíes en Lorca, este trio interpretó un repertorio de canciones sefardíes de diferentes épocas y lugares del mundo -oraciones, salmos poéticos y poemas sabáticos, entre otros. El trio está integrado por músicos sefardíes de conocido prestigio como Jorge Rozemblum, Wafir Guibril y Eduardo Paniagua, quien es considerado uno de los músicos españoles que más está haciendo por la recuperación del patrimonio musical de la Edad Media. Por su trabajo musical a favor de la convivencia de culturas recibió en octubre de 2004 la Medalla de las cuatro sinagogas sefardíes de Jerusalén.